El Proceso

Voces desde el lado feo de la curva

Conversaciones en la sala de espera XVI

Hola muchachada.

Comenzamos este año 2020 haciendo una visita a nuestra sala de espera y me temo que el tema es reiterativo y puede llegar a aburrir. Prometo que voy a tardar en tocar este tema de nuevo a no ser que haya razones más que de peso para ello.

Ya sabéis que como enfermo y en muchas ocasiones portavoz de otros enfermos debido a la Asociación de Esclerosis Múltiple que tengo el honor de presidir, la sanidad y la calidad de esta que podamos recibir en nuestras comunidades autónomas es la prioridad en la que baso el resto de las opiniones. También sabéis que la sanidad es una de las grandes competencias que tienen las comunidades autónomas transferidas siendo el Ministerio de Sanidad un mero coordinador en muchas ocasiones poco atendido.

También sabéis el mar revuelto que hemos tenido en este país desde la última entrada de la sala de espera en la que también hablábamos de este tema, que era para las elecciones autonómicas y europeas del pasado mes de mayo, y ya había un gran escepticismo por mi parte.

Ahora parece que ya tenemos un gobierno al que ya veremos cuánto y como le dejan gobernar. Y por supuesto también veremos si se hacen acreedores de esa oportunidad o se convierten en algo más que tirar al saco con el nombre de más de lo mismo.

Yo os voy a decir algo respecto a mi talante sobre el nuevo gobierno, gobiernos autonómicos, comarcales, locales y todos los intermedios que se les ha ocurrido ir poniendo en las diferentes autonomías para que el pesebre sea lo mayor posible.

Os voy a decir que este talante se lo han ganado a pulso durante años todos los políticos que han ido pasando por las diferentes puestos desde que veo la política no con hastío sino con preocupación.

Absolutamente todos los colores políticos han sido un auténtico fracaso como gestores, y mi actitud hacia ellos se basa en ello básicamente.

Yo no tengo esperanza de que vayan a hacer nada por nosotros ni la gente a la que supuestamente tienen que servir.

No tienen el beneficio de la duda siquiera, porque hasta ahora se han comportado igual que todos los que les han precedido, poniendo otros intereses por encima del bien general y servir al ciudadano que es lo que debería ser su directriz máxima y de la cual jamás deberían torcerse.

La confianza y el volver a tener esperanza se la van a tener que ganar a pulso día a día con hechos y no con palabras.

Hasta que demuestren ser diferentes para mí seguirán siendo unos nuevos dirigentes cortados por el mismo rasero que las decenas que han pasado antes, con intereses que los esclavizan y que el servir al ciudadano es la última de sus prioridades.

Esta forma de pensar completamente desesperanzada con nuestra clase política como digo se la han ganado a pulso todos los colores políticos que he ido conociendo a lo largo de mi vida.

Estos días atrás he estado pensando en algo que queda en el acervo de la sabiduría popular y que en muchas ocasiones echar un vistazo a ello simplemente nos dice como somos como pueblo.

Me refiero al refranero.

Sé que hay refranes que te pueden dar esperanza, pero que conviven con refranes muy significativos.

Ande yo caliente ríase la gente.

Una verdadera declaración de intenciones en la que por supuesto teniendo yo cubiertas mis necesidades al resto le pueden ir dando por donde amargan los pepinos.

El refrán que parece presidir el dintel de entrada a la puerta de muchos de los políticos que han trincado a manos llenas y, que yo sepa, de momento aunque hayan pasado temporadas en la cárcel no han devuelto ni un solo céntimo de lo robado, que es precisamente lo que necesita el país para poder realizar todo el trabajo que queda pendiente de realizar.

Pero hay otro refrán que creo que explica precisamente la inoperancia de todos los que han pasado por el Gobierno precisamente bien por la estructura montada en torno al país no desde ahora sino desde hace mucho tiempo o bien por simplemente nuestro carácter cómo pueblo.

No vamos a discutir la idoneidad del refrán, su carácter machista, o si obedece solo a como gobiernan los hombres y con las mujeres sería algo diferente.

Mi cabeza no da para tanto lo siento.

Y me refiero a uno bastante conocido: Aquí o follamos todos, o la puta al río.

Chabacano, vulgar y sin embargo enormemente ilustrativo de un modo de pensar que tiene como base los grandes problemas que hemos tenido en muchísimos años de nuestra historia

Aparte del significado obvio nos quedaremos con el que nos interesa y no es otro que disfrutamos todos de la situación o si no rompemos la situación y aquí no disfruta nadie.

Hay una fiesta, gente disfrutando dentro si a mí no me dejan entrar reviento a la fiesta y no disfruta nadie.

Pues ahora vamos a poner la situación que a mí realmente me preocupa de todo esto.

La pobre prostituta que va acabar ahogada en las aguas del río si hasta el último garrulo no consigue beneficio de ella es nuestra España y las instituciones y organismos que la forman.

Configurada de un modo en el que unas élites económicas, empresariales o sociales, no sabría decir en qué orden pero creo que no me equivoco mucho nombrando estas tres, han configurado un modo en el que salga quien salga en el gobierno siempre acaban beneficiándose. Por supuesto los políticos que llegan estás instituciones también tienen su parte correspondiente y contribuyen a mantener ese estado que aparentemente sirve al público y realmente se sirve del público.

Cuanto más tiempo permaneces entre ese estamento social que pulula entre bambalinas y también entre los que dan la cara, más beneficio acabas consiguiendo tanto para ti como para tus allegados, contaminando prácticamente todo lo que te rodea.

Cuando llega gente nueva no me cabe la menor duda de que con buenas intenciones, también me imagino una reunión en la que se les explica que lo que hay es esto y que si intentan cambiarlo todo, el Estado se vendría abajo, por que esa construcción viciada está en las mismas bases de cómo se ha institucionalizado todo.

Si te quedas, aceptas las reglas del juego y a lo mejor puedes hacer un poquito de lo que tú tenías pensado, pero desde luego se siguen beneficiando a la pobre España y si no lo puedes soportar ahí tienes la puerta, y calladito de cómo funciona todo porque ya sabes que te cargas todo el sistema.

Y cuidado con intentar tumbar a alguno de los que llevan mucho tiempo beneficiándose de cómo está montada la situación, por que si empiezan a hablar España acaba intentando no ahogarse en el río, y supongo que con ella todos nosotros porque los que controlan y conoce estas realidades tienen barcas, asideros y salvavidas para ellos y sus allegados por supuesto sacados de beneficiarse a la pobre España durante años.

No puedo dejar de pensar en políticos y grandes empresarios puestos en la picota por algún pequeño asunto que después de investigaciones largas y siempre llenas de problemas de todo tipo acaban liando un ovillo que tiene verdadera vocación de pulpo con múltiples brazos cada uno de ellos amarrados a una de las bases que sostienen este país.

Estos juicios se suelen alargar tantísimo en el tiempo que la opinión pública se va olvidando de ellos, siempre tan olvidadiza y solo atenta al último escándalo. Se dilatan tanto en el tiempo que puede incluso que la persona que debe dar explicaciones acabe muriendo quedando entonces todo paralizado y anulado. Porque esta gente no son recién venidos que quieren participar de la orgía y amenazan con romper la fiesta si ellos no consiguen su parte de satisfacción. Hay gente que lleva tanto tiempo metido en la orgía que conoce a todos los que han participado, saben sus preferencias incluso las partes que más le gustan y a todos los que participan en ella. Y no solo amenazan con arrojar a la prostituta al río, sino que junto con ellos muchos de los más veteranos participantes de esta orgía institucional acabarán luchando por sobrevivir en las aguas aún con todos los recursos que han ido apartando para sí mismos a lo largo de los años.

De modo que los tiempos se dilatan y las cosas verdaderamente importantes y que podrían acabar con la orgía institucional no acaban saliendo al gran público.

¿Soy un conspiranoico? No soy en absoluto ajeno a aceptar mis errores si me presentan pruebas que los refuten convenientemente.

Mientras tanto, al menos para mí, la clase política está en absoluta cuarentena. Ese eufemismo tan estúpido que llaman desafección politica y que no es otra cosa que lo que se han ganado a pulso a base de engañar y defraudar a las personas que los pusieron con esperanza de obtener una mejora y ahora sencillamente cuando ven un político en lugar de ver una persona en la cual se delega la posibilidad de obtener mejoras, se ve a una persona que puede dejarte prácticamente de un día para otro sin trabajo, sin dinero e incluso sin familia, en el más absoluto desamparo en la puñetera calle.

Van a tener que ganarse a pulso cada uno de los beneficios de la duda que han ido perdiendo a lo largo de los años.

Me gustaría pensar que somos una sociedad lo suficientemente madura como para que haya alguien lo suficientemente valiente como para decir que las estructuras están corruptas y forman parte de una orgía institucional de la que formas parte o te conviertes en un apestado y además con fama de haber intentado romper el país.

Lo suficientemente madura como para quitarnos a todos estos participantes de esta más que tradicional forma de gobierno para unos pocos con apariencia de hacerlo para todos y construir un país que realmente piense en los ciudadanos que lo forman y a los cuales se debe.

Que los nuevos garrulos que amenazan con lanzar a la prostituta al río sean señalados y apartados convenientemente y que los viejos anquilosados y cogidos con fuerza a las bases mismas del país que han ido construyendo para su beneficio paguen por todo lo que se han llevado, por todo el daño que han hecho y además vean como el pueblo del que se han valido y al cual han exprimido cambia radicalmente las estructuras que han parasitado desde que se conformó esta forma de gobierno.

Discapacitado, iluso e idealista. Pero mientras tenga voz y no me calle nadie a la fuerza seguiré gritando lo que yo creo que es justo.

Prometo no volver a tocar el tema político en bastante tiempo a no ser que las circunstancias sean peores de las que hemos tenido hasta ahora.

5 comentarios en “Conversaciones en la sala de espera XVI”

  1. Buenos días, como siempre al menos para mi, has dado en el clavo . Con la descripción absolutamente precisa de nuestra clase política y lo que está pasando en nuestro país hace tantos años, no has podido ser mas claro y explicito con tus palabras, algo que al menos yo , no soy capaz de explicar tan claramente, aunque sea el mismo pensamiento el que está en mi cabeza.espero que sigas deleitandonos con muchos de tus pensamientos, ya que como te he dicho en otras ocasiones , es un placer leerte, un saludo

    1. Muchísimas gracias Fernando. La situación está llegando a un extremo aberrante email pero ocupa muchísimo sobre todo desde el punto de vista de los que estamos en una situación tan vulnerable porque por desgracia somos los que primero caeremos si hay algún tipo de debacle

  2. Hola Juanjo, buenos días a todos

    Juanjo, pones el dedo en la llaga, hace tiempo que muchos ciudadanos estamos disconformes con la situación política-social-cultural de España.
    Realmente sucede que yo… mucha gente no se fía de los políticos y sus partidos, entre la corrupción, la hipocresía, y sus discursos como un guión de película; los bancos, las entidades financieras, los medios de comunicación, los bulos, la gente que no contrasta noticias…. todo esto pone en cuestionamiento la democracia.
    España nos preocupa, pero el mundo está en esa situación, cada país con sus avatares e idiosincrasias particulares está convulso. Pienso en Argentina y latinoamérica por lo que a mi me toca y sinceramente pienso en el mundo todo y no veo un futuro muy prometedor para los niños.

    Uyyy muy esperanzadora no estoy pero lo bueno es que nosotros en este grupo tan especial podemos decir lo que pensamos y sentimos.

    Gracias Juanjo y un abrazote a todos

  3. Juanjo acabo de escuchar en la radio que Teruel está bloqueada por la nieve
    ¿Os afecta mucho?
    Bueno la misma inquietud para otros del grupo de otras partes de España que también tengan el problema.

  4. Hola Juanjo.
    Hay gente que habla de cambios en la constitución. Sí, se debería hacer en bastantes cosas. Has nombrado algo que me ha llamado la atención. Hay gente que está en la cárcel por defraudadores que salen de allí y no han devuelto ni un solo € de lo robado. A mi parecer deberían de permanecer mientras no se devolviera ese dinero. ¿Que soy drástica? Pues sí, porque existe la opción de ser ejemplar y afortunadamente podemos elegir.
    Buenooo, es una de las pequeñas cosas que cambiaría y como tuviera el «poder» me quedaba sola y mucha gente acabaría en el «trullo» 😂😂
    Un abrazo amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio