El Proceso

Voces desde el lado feo de la curva

El cesto de ineficaces III: Vitamina D, Toxina botulínica y Baclofeno intratecal.

Respecto a estos temas:

VITAMINA D

Lo explico todo en esta entrada.

En resumen, coincidió una lectura de trabajos que relacionaban bajos niveles de vitamina D con peores pronósticos en la EM, y un resultado analítico con bajos niveles de esta vitamina.

Como digo en la entrada, aunque la vitamina tiene cierto efecto neuroprotector, en mi caso no ha sido nada parecido a recuperar los niveles óptimos y experimentar mejoría alguna.

Evidentemente, siempre, y más en nuestro caso, hay que intentar estar lo más equilibrado posible en todos los parámetros analíticos.

Bastante tenemos con lo nuestro como para preocuparnos de colesteroles, triglicéridos, ácido úrico, hipo o hipervitaminosis…

Si la vitamina D tiene efecto neuroprotector contrastado, mantengámosla en niveles correctos, junto a todo lo demás, con revisiones periódicas.

Pero, al menos en mí, como digo siempre, recuperar los niveles normales y mantenerlos no trajo mejoría alguna.

TOXINA BOTULÍNICA

Esto ha sido lo más reciente excepto la prueba con el baclofeno intratecal.

Se hizo para esperar mientras salía la prueba con este, y pretendía relajar algunos paquetes musculares, para ver si esto podía favorecer mi deambulación.

Como recordareis, y por eso aparece aquí, no obtuve beneficio alguno en ningún momento.

Los que no seais seguidores de las desventuras de vuestro seguro servidor podeis verlo aquí, aquí y aquí.

BACLOFENO INTRATECAL

Lo último y más doloroso en ser introducido en este cesto.

La esperanza que tenía puesta en este tratamiento era muy grande, alimentada por muchas recomendaciones y desde hace mucho tiempo oyendo hablar de esta posibilidad. Podeis ver en todas las entradas desde hace mucho tiempo, pero sobre todo tras dejar la GH y la fampridina, que era a lo que más fuerte me agarraba para tirar hacia adelante con todo. Llegando a remover cielo y tierra para que me realizasen la prueba, involucrando a compañeros, alimentando esperanzas y también, maldita sea la hora en que lo hice, elaborando planes de futuro en función de la mejora en la movilidad obtenida.

Un cuento de la lechera en toda regla que quedó tan paralizado y fláccido como mis piernas tras la aplicación del baclofeno intratecal.

El efecto no fue en absoluto como esperaba. Y no estoy recuperado de la decepción, tanto por reciente como por dura que ha sido esta caída.

Está todo explicado al detalle aquí.

La próxima entrada de decepciones vamos con la Fampridina. Si bien es más parecida a la GH que a las otras, ya que con esta si que tuve mejorías comprobadas y que duraron meses, aunque acabaron diluyéndose.

1 comentario en “El cesto de ineficaces III: Vitamina D, Toxina botulínica y Baclofeno intratecal.”

  1. Espero que te recuperes y sobre todo que te animes. Ya sabes que dicen que el animo en nosotros influye mucho aunque yo a veces lo dudo. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio