El Proceso

Voces desde el lado feo de la curva

El calor y la esclerosis múltiple

Después de estos días de calorcito por decir algo suave y no empezar con improperios, y antes de comenzar una serie de entradas más duras con los síntomas desde el lado feo que tengo pendiente desde hace tanto tiempo os pongo un artículo que he preparado para un periódico local que creo que aquí nos puede venir también de perlas.

Todos los años se ven publicaciones en los medios en los que se habla de la esclerosis múltiple y otras enfermedades desmielinizantes, de lo complicado que es convivir con esta enfermedad y el calor.

Los síntomas se acentúan y incluso se puede dar el caso de que aparezcan síntomas nuevos. Si la exposición al calor se prolonga puede provocar incluso una crisis o brote por no hablar del enorme estrés al que se somete al cuerpo.

En épocas anteriores al diagnóstico por imagen, un método para saber que la persona que tenía determinados síntomas era candidata a tener al menos una enfermedad desmielinizante, era ponerla en un baño muy caliente. Si los síntomas se acentuaban con el calor y al sacar a la persona del baño y proceder a bajar la temperatura estos síntomas se suavizaban o incluso alguno llegaba a desaparecer el diagnóstico parecía ya más claro.

¿Pero por qué sucede esto?

Evidentemente no nos vamos a poner a hablar de electroquímica. Pero sí que podemos decir que el calor siempre perjudica la transmisión eléctrica.

Pensemos en los aparatos eléctricos que tenemos en nuestro día a día. Los que tenemos más años recordamos también aquellas televisiones más antiguas con tubo catódico que se calentaban mucho.

Los móviles cuando se utilizan de forma continua en aplicaciones que usan muchos recursos o los portátiles, ordenadores de sobremesa, batidoras, taladros…

Aparatos eléctricos que se calientan con el uso o bien si se usan a pleno sol bajan su rendimiento hasta niveles peligrosos pudiéndose quemar si no tienen dispositivos tipo termostato que detengan su funcionamiento.

Todos oímos, al utilizar ordenadores, enseguida el ruido del ventilador que se utiliza para disipar el calor y que si no estuviese acabaría con los microprocesadores. Y también veríamos cómo funcionan mucho peor antes de llegar a quemarse si somos tan negligentes de seguir utilizando estos aparatos electrónicos y eléctricos.

Seguro que también recordamos como en muchos aparatos eléctricos recomiendan en su libro de instrucciones mantenerlo alejado de fuentes de calor.

Aparte de que el propio funcionamiento de todos estos aparatos genera calor de por sí y hay que disiparlo si se somete a un calor extra vemos como baja su rendimiento.

El calor es enemigo declarado de la transmisión eléctrica.

Volvamos a la esclerosis múltiple.

Siempre se ha comparado esta enfermedad con los cables eléctricos. Si estos pierden su recubrimiento aislante baja su efectividad drásticamente. En el caso de esta enfermedad el sistema inmune del afectado ataca el recubrimiento aislante de los nervios haciendo que el impulso nervioso viaje muchísimo más lento.

¿Y qué es este impulso nervioso?

Es una transmisión eléctrica.

Es electricidad que recorre nuestros nervios, y depende el nervio que estemos mirando,  esta electricidad, este impulso nervioso producirá la acción que gobierne este nervio.

Cuando hace mucho calor todas las personas entramos en una especie de aletargamiento. Cuesta más hacer las cosas.

El calor esta ralentizando nuestro impulso nervioso.

Volvamos al símil del ordenador. Cuando se sobrecalienta o cuando está por ejemplo dándole directamente el sol los programas tardan más en arrancar y en general todo funciona más lento.

En las personas afectadas por esclerosis múltiple los nervios ya de por sí transmiten de forma bastante imperfecta este impulso. Si le añadimos el calor a todo el sistema se comprende mucho mejor el por qué de nuestro malestar general ampliado. De un sofoco que aumenta la fatiga hasta niveles difíciles de explicar. Un aumento terrible de nuestra torpeza a la hora de movernos. En casos en los que la esclerosis está más avanzada con aparatos como en el  respiratorio comprometidos, hasta cuesta más respirar. Cuesta mucho hacer la digestión, es mucho más difícil controlar esfínteres si es eso lo que tienes más dañado… y así podríamos seguir en la miríada de síntomas de esta enfermedad.

Ya hemos pasado la primera ola de calor de este verano 2022 y seguro que no será la última.

Para prevenir los efectos perniciosos del calor en la esclerosis múltiple los consejos evidentemente son los de siempre:

Mantenerse alejado de la calle en las horas en las que más calor hace.

Mantenerse hidratado con agua fría.

Lugares con aire acondicionado o con ventiladores y por supuesto a la sombra.

Cuando el calor aprieta de verdad unas compresas con agua fría en brazos y piernas ayudan muchísimo al igual que el simple hecho de refrescarse la cabeza.

Huir en la medida de lo posible de todo estrés que no sea ineludible pues el estrés aumentará también nuestra temperatura.

Vamos a terminar con algo bueno.

Los empeoramientos debidos al calor en el momento en el que nos alejamos de este foco y conseguimos bajar nuestra temperatura van desapareciendo. Sabemos a buen seguro que este sentimiento de agobio y exacerbación de nuestros síntomas acabará en el momento en el que nos alejemos del calor y apliquemos las medidas correctoras descritas.

Como ya sabemos qué sucede y por qué sucede es mucho más fácil poner remedio a ello.

Que paséis un verano lo más fresquito posible.

 

8 comentarios en “El calor y la esclerosis múltiple”

  1. Muy bien explicado, como siempre Juanjo
    Yo tengo la suerte de vivir en la fresquita Galicia así que son pocos los días que sufro con verdadero calor
    En mi caso el síntoma que llevo peor son los calambres en las piernas y brazos. Los tengo siempre, pero con el calor me aumentan hasta no dejarme descansar y es agotador
    Lo que mejor me va es irme a la playa y meterme en el agua helada de las Rías Baixas, pero claro, esto no siempre es posible ; )
    Buen verano a tí y a todos los que te siguen

  2. Hola Juanjo,
    Te cuento mi experiencia también.
    Esta ola «primaveral» ha sido horrorosa para todos en general. En Zaragoza con los días tan seguidos y con los 42 °C del sábado uff… Por la mañana pronto sí que podía andar (andando poquito trozo con una muleta que llevo desde hace un año y a coger el coche del aparcamiento, claro) pero a las 11 de la mañana haciendo lo mismo ya iba arrastrando una pierna en 10 metros.
    Me compré hace días unas bolsas «de hielo» que dicen que al romperla por dentro produce frío…nadaaa, si acaso un poquito de fresco pero para nosotros nada, no sirven porque es poco. Ya sé que cada uno tenemos diferentes afecciones pero esta es la mía. Este año ya he pensado que lo que me dé el sol de refilón y a primera hora porque ya no lo aguantooo (y a la sombra se está muy bien jajaja).
    Un abrazo amigo.

    Conchi

    1. Muchas gracias por tu testimonio como siempre Conchi! Ahí en Zaragoza es que se pasa siempre de un extremo al otro. El verano siempre saca nuestro lado vampírico jajaja. Un abrazo guapísima

  3. Hols Juanjoyo me debo quejar de todo y veras lo explico. Con el calor lo paso fatal: me falta aire para poder hablar, me entra un sofoco que parece que me voy a caer redonda, etc. Y todo el dia tengo que tener puesto el ventilador, incluso para dormir toda la noche. Pero el frio tambien es horrible. Me pongo muy rigida, la espasticidad se pone mucho mas tozuda. Y luego me cuesta mucho tener una temperatura normal, siempre tengo frio. Y aqui en Avila casi siempre pasamos del inviero al verano.
    Un fuerte abrazo

    1. Hola Belén. En las zonas donde el clima es extremo evidentemente lo pasamos peor está claro. Yo el aire acondicionado lo suelo apagar para dormir porque en general suele refrescar lo suficiente pero duermo con el ventilador. Y siempre en algún momento de la madrugada debo taparme un poquito con una sábana fina pero sin apagar el ventilador. Es lo que he encontrado yo como más útil. Y los días de ola de calor lo mismo pero con el aire acondicionado puesto. Y así pasamos esta época.
      A mí antes me daba un poco de vergüenza pedir el ventilador y luego pedir que me tapasen. Pero poco a poco también se dan cuenta que nos tenemos que buscar nuestros trucos.

  4. Buen día Juanjo y a todos:
    Sufrimos un montón el calor, bueno los cambios de temperatura, los testimonios de Belén y Conchi lo dejan claro.
    La cosa es que esté sintoma invisible es muy difícil de explicar. Yo vivo noche y día con aire acondicionado en este Madrid qu es un horno!!!!
    Un beso enorme a todos
    Maite

    1. Hola Maite! Madrid es otro ejemplo de temperaturas extremas y además con el precio de la electricidad el aire acondicionado que para nosotros es básico se convierte en un gasto que debemos afrontar. Respecto a explicarlo llega un momento en que nuestro entorno tiene que asumir que no nos enfrentamos a las temperaturas igual que ellos y no hay más que rascar… un abrazo fuerte pero virtual de los que no dan calor jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio